La luz de un flexo, de alma agónica, nace, y ahora tiembla, teme al aire, y la muerte no espera a nada y se estrella contra la pared blanca que nadie ve. si por lo menos hubiese iluminado las letras de alguna frase demasiado certera, o si hubiese llegado hasta tu retina, y lo hubieses derramado en una lágrima hacia el planeta, todo estaría hecho. fue demasiado absurdo estrellarse contra la pared blanca. ¿alguien a visto las paredes blancas? ¿cuando no se ven cómo serán? ¿alguien ha visto las paredes blancas cuando no se ven? ¿cómo serán? será mejor callarse. todos tenemos penas, miserias y nuestro lado más oscuro, aun así, siempre encendemos un flexo cuando el miedo nos engulle de noche. soy retina, pared, planeta, aire, flexo y rayo de luz.